PSICOLOGÍA

 

¿En qué consiste la terapia psicológica?

La terapia psicológica persigue el incremento y la promoción de la salud emocional. Basada fundamentalmente en incrementar el autoconocimiento y el análisis de la conducta interna y externa; busca por un lado, reducir el nivel de malestar que experimentamos en algunos momentos de nuestras vidas, y por otro incrementar nuestro bienestar psicológico y desbloquear nuestros recursos de afrontamiento.

En concreto, la terapia cognitivo conductual es una de las corrientes con mayor presencia en el panorama de la psicología actual. Se considera uno de los mayores exponentes tanto el campo de evaluación como en el campo de la intervención psicológica. Hoy en día, engloba un amplio conjunto de técnicas, objetivos y enfoques teóricos, que comparten una serie de características claves.

Su objetivo es el estudio de la conducta humana, evaluando todas aquellos factoresque influyen en la misma. Atendiendo a uno de los esquemas más conocidos; la conducta humana sería el resultado de la interacción entre la persona y su entorno. Podemos decir que nos interrelacionamos con el medio que nos rodea constantemente, y esto genera una serie de respuestas observadas a tres niveles:

– Lo que uno piensa (dimensión cognitiva)
– Lo que uno siente (dimensión emocional)
– Lo que uno hace (dimensión conductual)

Estos elementos se interrelacionan entre sí, influyéndose de forma directa. Constituyen a su vez los focos de cambio, en los que se centra la terapia. Por eso, encontraremos técnicas basadas en el cambio de pensamiento, en el cambio de comportamiento y en el manejo y la regulación de las emociones.

¿Cuándo acudir?
Nos enfrentamos a numerosos problemas en nuestro día a día. Lo normal es que, ante situaciones difíciles, experimentos emociones desagradables como ansiedad, tristeza o rabia. Pero, en ocasiones, pueden darse situaciones que nos generan un sufrimiento excesivo; es decir, que esas emociones nos desborden, nos interfieran demasiado o incluso, que sintamos que nos incapacitan.

En resumen, podemos sentir que necesitamos ayuda psicológica cuando estemos ante situaciones que nos estén conllevando mucho sufrimiento (no podemos dormir, comer o hacer las actividades que estamos acostumbrados a hacer) o problemas que no estemos pudiendo solucionar, porque nuestros recursos o estrategias de solución habituales no están funcionando. En ocasiones, puede que no exista un problema concreto pero si estimamos una necesidad de aumentar nuestro autoconocimiento o queramos mejorar la relación con nosotros mismos.