Las disfunciones sexuales, tanto en hombres como en mujeres, no siempre son debidas a causas psicológicas, de hecho, numerosos casos son debidos a causas físicas o a la suma de ambas.

La fisiosexología es una especialidad de la fisioterapia que abarca una serie de técnicas que intentan rehabilitar la función erótica en hombres y en mujeres, con la finalidad de mejorar la salud sexual.

Los problemas más frecuentes en mujeres que se pueden tratar son:

Anorgasmia: dificultad para sentir placer o conseguir orgasmos durante las relaciones sexuales

Vaginismo: Imposibilidad o dificultad para conseguir la penetración.

Dispareunia: Dolor antes, después o durante las relaciones sexuales.

 

En hombres se pueden tratar, entre otros:

Eyaculación precoz

Dificultad para mantener la erección